•  

    Con respecto a cualquier otro componente del edificio la cubierta es la parte expuesta a las más desafiantes y difíciles condiciones.

     

    La protección multiestrato es el sistema de revestimiento del acero más eficaz para garantizar larga durabilidad, sin mantenimento, incluso en condiciones ambientales severas.

     

    Un techo Ondulit desafía el tiempo.

  •  

    La vida útil de una cubierta metálica está generalmente vinculada a su capacidad de resistir a la corrosión. Para un metal, estar sujeto a continuos ciclos térmicos en presencia de altos niveles de humedad relativa, a menudo cargada de sustancias corrosivas, es una de las más severas condiciones de ejercicio.

    En el sistema protectivo Ondulit, el acero está englobado en un conjunto de estratificaciones de espesores y características tan particulares como para hacerlo virtualmente inmune a los agentes corrosivos. Ésto asegura gran fiabilidad incluso en las atmósferas más agresivas, cerca del mar o en contextos industriales.

    Un techo Ondulit no tiene miedo al ataque de la herrumbre.

  •  

    La sensación que se siente al entrar en un coche aparcado bajo el sol reproduce de manera bastante fiel la idea de cuánto las cubiertas metálicas, o en concreto, se sobrecalientan bajo la acción del sol, transmitiendo gran parte del calor a los ambientes que están por debajo y determinando el "efecto grill".

    Gracias al poder reflectante propio de los acabados de aluminio natural en la superficie de la lámina y a la inercia térmica de los estratos protectivos, el sistema multiestrato transmite hacia el interior de la cubierta solo el 5% de la carga térmica por la radiación incidente y contribuye a la reducción de los costes energéticos para el acondicionamento de aire doméstico.

    Un techo Ondulit garantiza el mejor confort térmico con respecto a cualquier otra cubierta metálica.

     

     

  •  

    Muy a menudo se subestima el problema del ruido emitido por una cubierta metálica sujeta a lluvia torrencial o granizo. El ruido generado por una tradicional cubierta metálica no sólamente reduce la calidad de vida o del tabajo que se lleva a cabo por debajo, sino puede convertir el edificio en un lugar no apropiado su uso.

    El sistema multiestrato es el único en el que el estrato protectivo está situado en la cara externa de la lámina en acero, es plástico y tiene una masa adecuada como para absorber el impacto de las precipitaciones sobre la lámina que, por consiguiente, no vibra y no determina el efecto “retumbo”.

    Un techo Ondulit nace silencioso.

    Escucha la increible diferencia visitando la página web www.ondulit.it/simulatore

SOLICITA UNA CITA